En el número 185  - marzo 2011

 

 


 

 

Suplemento

Ecuador y el petróleo

 




Editorial:

 

Las 4 cosas que el Papa Francisco les dice a los pobres

 

 

Ignacio Ramonet



Pueblos contra tiranías

 

El Alaoui Hicham Ben Abdallah  

Miembro del consejo consultivo de Human Rights Watch, investigador en el Freeman Spogli Institute for International Studies de la Universidad de Stanford (California); es primo de Mohamed VI, rey de Marruecos.


El éxito de la revolución tunecina sorprendió al mundo. En apenas tres semanas de protestas, los ciudadanos consiguieron derrocar una dictadura arraigada desde hacía 23 años. Esa divina sorpresa pareció demostrar que las tiranías eran tigres de papel incapaces de resistir al soplo de los pueblos alzados. Entonces, como saliendo de un letargo de medio siglo, las sociedades árabes se sublevaron. En Egipto, corazón del mundo árabe, cayó también, el 11 de febrero, el detestado general Mubarak. En Libia, Bahrein, Yemen, Argelia, Marruecos, las protestas se multiplicaron, reprimidas a veces con desproporcionada violencia. ¿Qué semejanzas y qué diferencias tienen todas estas revueltas? 


Fiat, el gran salto hacia atrás

 

Pascual Serrano  

Periodista, autor de Desinformación. Cómo los medios ocultan el mundo, Editorial Península, Madrid, 2009.


Salida del convenio colectivo, jornadas de diez horas con ocho en cadena de montaje sin comer, horas extraordinarias obligatorias, etc. Estos son algunos de los brutales puntos del nuevo contrato de Fiat en su fábrica de Mirafiori, en Turín, que se aprobó por referéndum el pasado 14 de enero. Puede parecer democrático que este acuerdo se ponga en vigor con el visto bueno de los obreros, pero han sido las amenazas empresariales de deslocalización las que han hecho posible que los trabajadores voten contra sus propios derechos. Fiat conminaba con el cierre y su traslado fuera de Italia. Al 54% de los asalariados no les quedó más remedio que decir “sí”.


En Suiza, la sanidad queda en manos de los las compañías de seguros

 

Michael Rodriguez  

Periodista, Le Courrier, Ginebra.


Al vivir en un país desprovisto de un sistema público de sanidad, los suizos tienen que contratar un seguro a los organismos privados. Nada parece poder detener la subida de las cotizaciones, que corre completamente a cargo de los ciudadanos, ya que el empleador no paga nada. Siguiendo los consejos de los expertos, relativamente neutrales, Suiza está llevando a cabo una reforma del financiamiento de los hospitales.


Los nuevos caminos del secreto bancario suizo

 

Sébastien Guex  

Profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Lausana.


En 2009, Berna consintió por fin en acabar de raíz con la institución del secreto bancario. Pero sus concesiones son limitadas y el centro financiero se dedica ya a atenuar su alcance.


¿Qué hace Alemania en Afganistán?

 

Philippe Leymarie  

Periodista.


La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) no logra imponerse en Afganistán, a pesar de los masivos refuerzos estadounidenses. A raíz de la Cumbre de Lisboa de noviembre pasado, tiene hasta 2014 para ceder sus poderes al ejército y a la policía afganos. La antigua operación de “asistencia a la seguridad”, convertida en una auténtica guerra, atormenta a los dirigentes y a la opinión pública de los países europeos, que intentan “dar marcha atrás”. El debate sobre la renovación del mandato del contingente alemán –el tercero de la coalición– remite a los fundamentos de la política nacional alemana.


Beirut, en las redes del Tribunal Especial

 

Alain  Gresh  

Periodista.


Aunque el fiscal del Tribunal Especial para el Líbano presentó al juez, el pasado 17 de enero, el acta de acusación relativa al asesinato de Rafic Hariri, la oposición ha derrocado al Gobierno de Saad Hariri y ha impuesto un nuevo primer ministro. Las fricciones crecen y la situación, seguida muy de cerca por Israel y Siria, sigue tensa.


En Egipto, el pueblo derrocó a Mubarak

 

Sarah  Ben Néfissa  

Investigadora del Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD), Unidad Mixta de Investigación (UMR) 201.


Desde 2005, en Egipto se suceden los movimientos de protesta. A pesar de la represión, éstos se amplificaron y consiguieron derrocar al general Mubarak. Al conjunto de la clase política, incluyendo a los Hermanos Musulmanes, les ha pillado por sorpresa.


Recuerdos de un diplomático

 

Eric  Rouleau  

Periodista, ex embajador de Francia.


“El alma árabe está quebrada por la pobreza y el desempleo”, declaró el secretario general de la Liga Árabe durante la cumbre de Sharm el Sheik (Egipto), el pasado 19 de enero. Nada resumiría mejor el temor que sienten los gobiernos de la región al ver cómo las insurrecciones tunecina y egipcia amenazan sus regímenes. Opresión, movilización, represión: un ciclo clásico. Pero, ¿cuáles son las circunstancias específicas que condujeron a los tunecinos a la victoria contra Ben Ali?


Los ejércitos y las revoluciones árabes

 

Salam  Kawakibi  

Director de investigaciones en la Arab Reform Initiative.


 

Bassma Kodmani  

Directora ejecutiva de la Arab Reform Initiative.


Igual que le ocurrió a los regímenes del “socialismo real” en Europa del este después de 1989 o a las dictaduras militares en América Latina a lo largo de los años 1990, las autocracias árabes a la hora de defender su sobrevivencia no pudieron contar con el apoyo de las fuerzas armadas. Tanto en Tunez como en Egipto y hasta en Libia, el ejército se negó a disparar contra el pueblo, entendió sus reclamos y en muchas ocasiones se sumó a la insurrección. Quien debía ser el último recurso del sistema, no lo fue. ¿Cómo se explica semejante actitud?


Agitación en Sudán tras la secesión del Sur

 

Gérard Prunier  

Investigador en el Centro Nacional [francés] de Investigaciones Científicas (CNRS, París) y director del Centro Francés de Estudios Etíopes (Adís Abeba).


“Apoyaremos al nuevo Estado del Sur y favoreceremos su estabilidad, pues somos vecinos y seguiremos siendo amigos”, declaró el presidente sudanés Omar al-Bashir el pasado 25 de enero. Unos días antes, la población local había votado en masa a favor de la independencia. Esta división “amistosa”, inédita en África, pretende poner punto final a décadas de conflictos. Pero deja pendientes varios elementos clave de la estabilidad regional: el reparto de la renta petrolera y la delimitación de las fronteras.


Crónica de una independencia anunciada

 

Marc Lavergne  

Director de investigación en el Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) y en el Centro de Estudios y de Documentación Económica, Jurídica y Social (CEDEJ), El Cairo/Jartum.



Cuando el río Congo ilumine África

 

Tristan Coloma  

Periodista.


Un subsuelo rebosante de minerales y un río capaz de alimentar unas presas extremadamente potentes, pero las arcas del Estado están vacías y los cortes de corriente son incesantes: la República Democrática del Congo es la viva imagen de la paradoja africana. El continente goza de abundantes riquezas, pero carece de infraestructuras, sobre todo energéticas. A cambio de materias primas, China construye diversas instalaciones. Pero, ¿podrán las poblaciones beneficiarse de ellas?


Haití, entre Dios y las ONG

 

Christophe Wargny  

Autor de Haiti n'existe pas, 1804-2004, deux cents ans de solitude, Autrement, 2008, y Les esclavages, du XVI le siècle á nos jours, Autrement, 2008.


Reconstruir el Estado para reconstruir el país: ése era el objetivo de las elecciones presidenciales haitianas del 28 de noviembre de 2010. Pero el escrutinio, desvirtuado por el fraude, por las consecuencias de la epidemia de cólera y por la tutela extranjera, ha hundido al país –ya devastado– en una nueva crisis, esta vez política.


Cómo votar en un país que ya no depende de sí mismo

 

Alexander Main  

Analista político del Centro de Investigación Económica y Política (CEPR), Washington.



El espectro del ‘pachamamismo’

 

Renaud Lambert  

Periodista.


Tan sólo un país se negó a suscribir el acuerdo internacional de Cancún cuyo objetivo era la lucha contra el cambio climático: Bolivia. En vez de los “mecanismos de mercado” que prevé el texto firmado en diciembre de 2010, el presidente boliviano, Evo Morales, prefiere “un nuevo paradigma planetario para preservar la vida: la defensa de la Madre Tierra”. Una tradición indígena que contribuiría a “descolonizar” la atmósfera ideológica.


Venezuela, tras la cortina de humo

 

Maximilien Arvelaiz  

Embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Brasil.


El balance de la revolución bolivariana en Venezuela, doce años después de la primera elección a la Presidencia de Hugo Chávez, aparece positivo, aunque con altibajos, en todos los aspectos de la vida social, política, económica, cultural y ecológica. Así lo confirman las estadísticas objetivas de los grandes organismos internacionales. A pesar de ello, las campañas de mentiras contra las autoridades venezolanas continúan. Lideradas por los mismos grupos mediáticos que durante decenios mantuvieron un silencio cómplice ante las atrocidades que cometían tiranos “amigos de Occidente” como el general Ben Alí en Túnez o el general Mubarak en Egipto.


La ‘Minera’ contra el medio ambiente en Chile

 

Jean Ortiz  

Historiador y profesor en la Universidad de Pau (Francia); autor de Sobre la gesta de los guerrileros españoles en Francia, ediciones Atlántica-Séguier, Biarritz, 2010.


En Chile, a la empresa Pelambres, una transnacional de capitales japonés y chileno (grupo Luksic), se le llama la Minera como antaño, en Guatemala y Costa Rica,  le llamaban la Frutera a la United Fruit Company, el omnipotente pulpo que se reía de las leyes, y hacía y deshacía los gobiernos de Centroamérica. Aunque los habitantes de la región luchan en soledad desde hace una década, Pelambres sigue construyendo, en el norte de Chile, el mayor basurero químico de América y causando daños monstruosos al medio ambiente y a la vida humana. Ya no hay agua limpia sino enfermedades severas. Todo ello aceptado por el gobierno neoliberal de Sebastián Piñera.


Juan Manuel Santos, de halcón a paloma

 

Hernando Calvo Ospina 

Periodista.


Sorprendentemente, desde que, el 7 de agosto de 2010, Juan Manuel Santos asumió la presidencia de Colombia pasó de halcón a paloma. El gesto más inesperado fue tratar de “mi mejor amigo” a Hugo Chávez, presidente de Venezuela, cuando se reunió con él tres días después de su toma de posesión, reactivando las relaciones diplomáticas con Caracas. Con Ecuador también restableció en tiempo record las relaciones. Por otra parte, este hombre venido de la derecha afirma ahora que la “prosperidad social” es el principal objetivo de su mandato. ¿Cómo explicar cambios tan espectaculares?


Los giros a la izquierda en el Cono Sur Gobiernos progresistas y alternativas de desarrollo en perspectiva comparada

 

Pablo Alegre  

Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Católica del Uruguay. Se desempeña como investigador del programa sobre Integración, Pobreza y exclusión social (IPES) de la Universidad Católica del Uruguay.


En el curso de la última década accedieron electoralmente al gobierno de numerosos países de América Latina partidos o coaliciones políticas que comparten una misma filiación ideológica que los coloca en algún sitio del espacio de la izquierda del espectro político.  (…) ¿En qué medida lograron los nuevos gobiernos de izquierda producir performativamente ese margen de acción cuya existencia postulaban? Las respuestas varían tanto como los caminos recorridos.

La compilación que presentamos en este CUADERNO de CLACSO contiene los resultados de las  investigaciones desarrolladas por un conjunto de jóvenes cientistas sociales procedentes de diversos países de América Latina en el marco de dos concursos del Programa CLACSO-Asdi: uno acerca de las características, desafíos, dilemas y políticas de los nuevos gobiernos progresistas de la región; y otro sobre la experiencia de partidos y movimientos constituidos en alternativas políticas en el marco de las crisis de las estructuras clásicas de representación y mediación.


El capitán Gabriel Cardona y la tragedia española

 

Hilari Raguer  

Historiador y monje de la abadía de Montserrat, autor de El general Batet, Franco contra Batet, crónica de una venganza, Península, Barcelona, 1996.


Gabriel Cardona (1938-2011) no era sólo un gran historiador, primera autoridad indiscutible en España para la historia militar, sino también muy buen escritor. Él mismo cuenta al principio de su libro Las Torres del honor: “Durante toda mi vida había deseado ser militar y escritor, pero esta última actividad me la vetaron.” Mientras fue militar no le permitían escribir, y para escribir y publicar tuvo que dejar de ser militar. Antonio Machado decía en su famoso soneto a Líster: “Si mi pluma valiera tu pistola / de capitán, contento moriría”. La pluma de Gabriel Cardona, fallecido de accidente el pasado 5 de enero, valía tanto como su pistola, porque fue competente militar (se retiró siendo teniente coronel) y excelente narrador. Pero no había lugar para su pluma en el ejército español.


¿Mañana será el turno de Irán?

 

Serge Halimi  

Director de 'Le Monde diplomatique'.



Un imperativo europeo más: el "pacto de competitividad"

 

Bernard Cassen  

Profesor emérito del Instituto de Estudios Europeos de la Universidad París VIII y secretario general de la asociación Mémoire des Luttes (París).



La muerte tan cercana

 

Ramón Chao  

Escritor y periodista.



Maestro del dolor y de la ironía

 

Ignacio Carrión  

Escritor y periodista.



En los libros
Marzo 2011

 

 


La sabiduría arquitectónica de los palacios nazaríes

 

Rosa Martínez  



Agenda cultural
Marzo 2011


En las revistas
Marzo 2011