En el número 264  - octubre 2017


Editorial:

 

La era detox

 

Ignacio Ramonet



 

Negociar con Pyongyang sin condiciones previas

 

 

Martine Bulard  

Redactora jefa adjunta de Le Monde diplomatique. Enviada especial a Vietnam.


 

En la tribuna de Naciones Unidas, el presidente estadounidense ha prometido “destruir por completo Corea del Norte” en caso de ataque. Los dirigentes francés y ruso, por su parte, abogan por el diálogo, pero hacen de la suspensión del programa nuclear una condición previa y no un objetivo de la negociación: un enfoque que ya ha fracasado.




 

Cuba quiere mercado... pero sin capitalismo

 

 

Renaud Lambert  


 

El presidente Raúl Castro ha anunciado que abandonará su cargo en 2018. Todo apunta a que su sucesor será el primer vicepresidente, Miguel Díaz-Canel, nacido un año después de la llegada de los guerrilleros a La Habana, en 1959. Semejante transmisión de poderes constituiría una pequeña revolución después de la que Castro ha intentado impulsar con vistas a “actualizar” el modelo económico cubano.




 

En Portugal, una izquierda audaz

 

 

Maire Line Darcy  

Periodista


 

Gwenaelle Lenoir  

Periodista.


 

Portugal, minado por la corrupción y desfigurado por la purga impuesta por la Unión Europea, se recupera lentamente, en especial aumentando el poder adquisitivo de los asalariados y de los jubilados.

 

 


 

“Gerinconça”, la alianza inesperada

 

 

Maire Line Darcy  

Periodista


 

Gwenaelle Lenoir  

Periodista.


 

A Pedro Nuno Santos no le falta sentido del humor. El secretario de Estado de Asuntos Parlamentarios, de 40 años, ha colocado en un lugar destacado de su despacho una caricatura de Hélder Oliveira publicada en la revista portuguesa L’Expresso. Al manillar de un extravagante triciclo humeante, el primer ministro socialista António Costa mira hacia adelante, con una cabellera ondulada y un prominente labio inferior burlón. Con una mano sobre su hombro y la otra extendida hacia adelante, el secretario general del Partido Comunista Portugués (PCP), Jerónimo de Sousa, le muestra el camino que deben seguir. Encaramada a un lateral del vehículo, la líder del Bloque de Izquierda, Catarina Martins, con una aceitera en la mano, vierte aceite en la cadena del artefacto. Y así se resume la coalición parlamentaria que, desde noviembre de 2015, dirige el país.




 

Dossier: La Revolución Rusa a examen

 

 

Dossier del mes  


Del terremoto que estremeció Rusia en 1917 emerge el relato de una revolución social que acompañó con radicalidad el partido bolchevique, fuerza política cuyo proyecto emancipador pasaba por educar a las masas prioritariamente. Su enfoque autoritario, agravado por el “comunismo de guerra”, ya provocaba críticas en tiempos de Lenin, con una pregunta clave: ¿actuar con el pueblo o solo en su nombre? La revolución de octubre estremeció al mundo; también sacudió el arte, reinventado incluso en su finalidad. Sin embargo, en ausencia de las esperadas réplicas en Europa, su curso económico y diplomático tuvo que cambiar. Sin embargo, ¿el fracaso del modelo soviético pone en tela de juicio el internacionalismo que acompañó sus primeros pasos?

 


 

El siglo de Lenin

 

 

Serge Halimi  

Director de 'Le Monde diplomatique'.


 

URSS: Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Para empezar, el nombre no hace referencia a un territorio sino a una idea: la revolución mundial. Sus fronteras serán las de la sublevación que triunfó en Rusia; más tarde, las de las que se esperan en otros lugares. En la esquina superior izquierda de una inmensa bandera roja, una hoz y un martillo simbolizaban el nuevo Estado, cuyo primer himno nacional será… La Internacional.

 


 

El mar de fondo de la protesta social

 

 

Èric Aunoble  

Historiador, investigador de la universidad de Ginebra. Autor de 'La Révolution russe, une histoire française. Lectures et représentations depuis 1917', La Fabrique, París, 2016.


En una Rusia arruinada y hambrienta debido a la guerra, el partido bolchevique resultó ser la única fuerza organizada capaz de acompañar la revolución social. La radicalidad de sus militantes se unió a la de los sectores populares, cuya instrucción era entonces una prioridad.

 


 

Priorizar la educación de las masas

 

 

Nicolas Fornet  

Autor de 'La révolution dans la culture et le mode de vie. Russie soviétique (1917-1927)', Les Bons Caractères, Pantin (Francia), 2016.


 

La escena de la biblioteca de Yuriatin, una ciudad que Boris Pasternak imaginó en Doctor Zhivago, –novela publicada en 1958–, traduce la impresión profunda que debió de sentir cuarenta años antes: el protagonista entra en una sala de lectura en la que, al lado de los representantes de la antigua intelligentsia, se encuentra gente del pueblo, endomingada, llegada “con aire tímido, como si fuera una iglesia”. El autor testimonia así la formidable sed de cultura que se apoderó, en 1917, de las clases populares, que habían sido mantenidas al margen del saber, así como las huellas que esa revolución iba a dejar por mucho tiempo en la sociedad soviética.

 


 

Entonces el arte se sublevó

 

 

Evelyne Pieiller  

Redactora de 'Le Monde diplomatique', París. 


 

Desde la época anterior a la guerra se había consumado la ruptura con los códigos del arte burgués. Después de 1917, los artistas se afanaron en dar sentido a los desafíos revolucionarios, lo que abrió nuevas vías estéticas. Pero no sin contradicciones para ellos mismos.

 


 

¿En nombre del pueblo o con el pueblo?

 

 

Korine Amacher  

Profesora asociada de Historia de Rusia y de la URSS, Universidad de Ginebra.


 

En vísperas de la Revolución de Octubre de 1917, Lenin estimaba que el fracaso del primer intento de derrocar el poder de los zares, en San Petersburgo en diciembre de 1825, se debía principalmente a que los rebeldes estaban “demasiado alejados del pueblo”. Aunque miraba con indulgencia a los pioneros en desafiar al zarismo, no dejaba de señalar la brecha que separaba a los bolcheviques de los insurrectos de 1825. Estos últimos, oficiales de origen noble, se oponían a toda idea de insurrección popular: las masacres de los terratenientes que habían acompañado las grandes revueltas de antaño habían grabado en la memoria de la nobleza rusa un profundo terror.

 


 

Diplomacia, ideología y ‘realpolitik’

 

 

Gabriel Gorodetsky  

Historiador.


 

En el transcurso de su primera década de existencia, el joven Estado no dejó de revaluar su política exterior en busca de un equilibrio entre el imperativo de propagar la revolución al exterior y la necesidad de asegurar la supervivencia del poder.

 




 

Una improbable justicia internacional en Siria

 

 

Emmanuel Haddad  

Periodista.


 

Mientras que deben retomarse en Ginebra las conversaciones sobre el futuro de Siria, las fuerzas fieles a Bachar el Asad aprovechan el alto el fuego pactado con la oposición no yihadista para reducir las zonas controladas por la Organización del Estado Islámico (OEI). No obstante, la perspectiva de una paz duradera parece tan alejada como la de un procedimiento judicial por los abusos cometidos desde hace seis años.

 


 

 


 

Akhal-Teke: el caballo que encarna a una nación

 

 

David  Garcia  

Periodista, París.


 

Turkmenistán acaba de acoger los quintos Juegos Asiáticos de Interior y Artes Marciales. En ellos, atletas de unos sesenta países han competido bajo el patrocinio... de un caballo. La historia del Akhal-Teke, uno de los ancestros del pura sangre, ofrece un testimonio privilegiado sobre un país aún muy opaco.




 

La conspiración de los anticonspiracionistas

 

 

Frédéric Lordon  

Economista. Autor de La Malfaçon. Monnaie européenne et souveraineté démocratique, Les Liens qui libèrent, París, 2014.


 

La imagen resulta familiar: arriba, personas responsables se preocupan por lo racional, lo posible, lo razonable, mientras que los de abajo, constantemente ingratos, imputan a sus dirigentes una serie de maldades. Pero, ¿no proviene más bien la obsesión por la conspiración de los estratos más elevados de la sociedad? Los periodistas, retomando las ideas del poder, también apuestan por esta fijación.

 


 

 


 

La economía como nunca se la han explicado

 

 

Renaud Lambert  


 

Hélène Richard  


 

Este mes ha llegado a los kioscos el “Atlas de economía crítica” de Le Monde diplomatique. En 2015, el primer opus de esta colección se dedicó a la historia. En esta ocasión se trata de aclarar las bases y los objetivos de una disciplina de poder, la economía, cuyos principios gobiernan diversos aspectos de nuestras vidas. Esta obra tiene como objetivo la comprensión para la actuación: la batalla de las ideas se abre a todo el mundo cuando se realizan esfuerzos para conjugar la preocupación por la escritura, el rigor de las palabras, el sentido de las imágenes, la pedagogía y la perspectiva histórica. Esta es la finalidad del atlas.

 


 

 


 

La agricultura africana en las tenazas librecambistas

 

 

Jacques Berthelot  

Economista, miembro del Consejo científico de la Asociación para la tasación de las transacciones financieras y por la ayuda a los ciudadanos (ATTAC).


 

Por primera vez desde hace diez años, la hambruna ha dejado de retroceder en el mundo según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). La explicación de este desastre radica en parte en el cambio climático y en los conflictos armados. También remite a los acuerdos de libre comercio, que imponen una apertura de las fronteras que desestabiliza las agriculturas locales.




 

Así es como sobreviven los campesinos

 

 

David Beasley  

Director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA).


 

En 2015, la Organización de las Naciones Unidas se fijó la ambiciosa tarea de poner fin al hambre y a la malnutrición de aquí a 2030, clasificando incluso el “Reto del Hambre Cero” en el segundo puesto de sus diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible. Pero la inseguridad alimentaria se extiende.

 


 

 


 

Y si se refundara el derecho laboral…

 

 

Alain Supiot  

Catedrático en el Collège de France. Titular de la cátedra “Estado social y globalización: análisis jurídico de las solidaridades”.


 

El presidente de la República Francesa, proclamando que fue elegido por las reformas que preconiza, y no contra la extrema derecha, pretende desregular un poco más el mercado laboral. Ante el aumento de las protestas en la calle, incluso los sindicatos más cercanos al poder consideran el proyecto como desequilibrado en detrimento de los asalariados. Adaptar el derecho a las nuevas formas de organización laboral teniendo en cuenta realmente las aspiraciones humanas conduciría a reformas totalmente distintas.




 

Cómo lograr una mejor representatividad

 

 

Charles Perragin  

Periodista, colectivo Singulier.


 

¡Jean-Luc Mélenchon ganador de las elecciones presidenciales francesas! Eso es lo que habría podido suceder si, en lugar de escoger solo a uno de los candidatos, los votantes les hubieran puesto nota. Pero Emmanuel Macron habría ganado igualmente con otros sistemas de votación. Más allá de estos resultados, los investigadores se interesan por formas de cómputo que reflejen mejor los deseos de la ciudadanía.

 


 

 


 

Un déficit de legitimidad

 

 

Bernard Cassen  

Profesor emérito del Instituto de Estudios Europeos de la Universidad París VIII y secretario general de la asociación Mémoire des Luttes (París).



 

Clase sin riesgos

 

 

Richard Reeves  

Investigador en Economía en la Brookings Institution. Autor de Dream Hoarders, Brookings Institution Press, Washington, DC, 2017, del que se ha extraído este texto.


 

La clase media alta ostenta un poder sin igual. En primer lugar, porque somos votantes asiduos, con una tasa de participación de casi el 80%. En segundo lugar, porque nuestra área de influencia se extiende mucho más allá de los colegios electorales. Somos poderosos, ya que poseemos, según la expresión de Bertrand Russell, el “poder de la opinión”. Prácticamente cada uno de los puestos clave en los círculos que orientan la vida pública está ocupado por un miembro de la clase media alta –los medios de comunicación, la universidad, las ciencias, la publicidad, los institutos demoscópicos o las artes–. Fortalezas todas ellas donde empleamos buena parte de nuestro poder en fortalecer nuestras posiciones y nuestros atributos.